Escasos controles facilita penetración del narcotráfico en partidos

 Escasos controles facilita penetración del narcotráfico en partidos
Compartir:

Santo Domingo RD.- Los escasos controles al interior de los partidos políticos y elevados costos de campañas han facilitado la penetración del narcotráfico en la política.

A los partidos y la Junta Central Electoral se responsabilizan de la presencia del crimen organizado en la actividad política.

El delicado cuadro se ve potenciado por el alto costo que representa a candidatos la conquista de un cargo electivo.

Otro de los aspectos que erosiona los cimientos del sistema de partidos es el voto preferencial.

Ante la mención de varios diputados en casos de narcotráfico y lavado de activos, también se refiere de la cuota de responsabilidad de los electores.

Los casos judiciales por narcotráfico y lavado de activos, donde los imputados son actores políticos, evidencia la penetración del crimen organizado.

El diputado Nelson Marmolejos de la provincia de Santiago por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), es señalado en expediente del caso Falcón.

El recurso del Ministerio Público señala que alegadamente recibido fondos para su campaña, del hoy imputado Erick Randhiel Mosquea Polanco.

Mosquea Polanco, es imputado en el proceso por lavado de activos y narcotráfico.

La procuradora adjunta, Yeni Berenice Reynoso, confirmó que varios legisladores están vinculados a la red de lavado de activos desmantelada con la Operación Falcón.

Berenice Reynoso aseguró que solicitarán a la Suprema Corte de Justicia la designación de un juez especial que lleve el control del proceso en su contra, por su jurisdicción privilegiada.

Reynoso, dirigió el equipo de litigantes junto al fiscal la jurisdicción, Osvaldo Bonilla Hiraldo, y la procuradora de corte Luisa Liranzo.

De igual forma, explicó que el Ministerio Público informará oportunamente a la sociedad los nombres de los legisladores involucrados una vez solicite la designación del juez instructor a la Suprema Corte de Justicia.

Por: Rentería Montero

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *