Depresión y ansiedad en la mujer durante la pandemia

 Depresión y ansiedad en la mujer durante la pandemia
Compartir:

La depresión y la ansiedad son las dos problemáticas de salud mental con más impacto negativo a nivel mundial. Y la población con mayor probabilidad a padecerla es la mujer.

Se ha observado un aumento de estas enfermedades durante la pandemia, claro que si. La pandemia supone un estresor que detona desequilibrios emocionales importantes y a los que se le debe prestar atención para actuar con los cuidados requeridos de promoción del bienestar y la salud mental.

Lo primero que podemos hacer es informarnos para poder identificar mejor y más rápido y se padece alguno de estos trastornos o ambos.

Por eso les quise traer una pequeña reseña para que puedan tenerlo más o menos claro.

La depresión es un problema mental afectivo/emocional que dura meses y que causa sufrimiento. Entre sus síntomas están la tristeza profunda (sensación de pena, melancolía, pasado perdido), la falta de motivación o incapacidad de arranque y la alteración de los ritmos de alimentación y sueño para mucho o para poco. Pensamientos negativos, de desesperanza hacia el futuro. Bajo nivel de energía bajo, no le encuentras sentido a la vida, dificultad para concentrarte y recordar cosas, entre otros.

La ansiedad es la respuesta normativa propia de las demanda de día a día. Cuando dicha ansiedad sobrepasa nuestra capacidad de afrontamiento se convierte en un problema porque empieza a ocasionar una sintomatología notable y molesta. Estos síntomas pueden ser tanto físicos como psicológicos. Entre ellos están malestar intenso, falta de concentración, sensación de peligro (algo malo va a pasar), terribilización, temblores, espasmos musculares, calambres, palpitaciones, miedo al miedo.

Y este es solo un pequeño resumen que intenta transmitirte la importancia de cuidar tu salud mental. La posición de cuidadora y salvadora, junto con el exceso de preocupaciones y esa sensación de que tenemos que cargar y callar son factores de riesgo.

Encuentra un espacio seguro y ponle palabras a eso que sientes, háblalo.

Por Wildania Peralta
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *