La Responsabilidad Social Corporativa. Una visión de sostenibilidad a futuro

Compartir:

Por Kirsy Mena

La autora es Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo y discente del programa de Maestría en Comunicación Social Estratégica y Relaciones Públicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo

El 17 de marzo del año 2000, los “Estudios Universal”  estrenaron en la pantalla grande la película “Erin Brockovich”, protagonizada por la oscarizada actriz Julia Roberts. El largometraje recrea la historia real de una madre soltera del mismo nombre de la película que encabezó uno de los procesos judiciales más trascendentes en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa: El Juicio contra la empresa Pacific Gas and Electric Company (PG&E), que culminó con una sanción económica sin precedentes hasta ese momento cuando la corte ordenó a la entidad pagar 333 millones de dólares, a ser distribuidos entre todos los afectados por  la contaminación del agua del condado de Hinckley (California), al determinarse que PG&E (pese a haberlo negado en principio) había usado deliberadamente cromo hexavalente  para sus operaciones y luego pretendió ocultar la información ordenando a sus empleados destruir documentación comprometedora.

Si bien el caso de la PG&E, es una referencia obligada en el tema, no refleja adecuadamente el cambio de conciencia que se ha operado respecto a la responsabilidad social corporativa, signada por el hecho de que en la actual realidad los actores sociales de todos los ámbitos no se conforman con reclamar  sanciones ante evidentes inobservancias de este renglón por parte de las empresas, sino que cada vez se muestran más exigentes a la hora de reclamar, con la fuerza que les da su condición de consumidores de bienes y servicios, que las entidades que los proveen creen y mantengan sostenidamente una política de responsabilidad social corporativa permanente. 

Pese a algunas diferencias de matices en cuanto a las diversas definiciones según autores y contextos, la responsabilidad social corporativa   es en esencia la contribución activa y voluntaria de las empresas al mejoramiento social, económico y ambiental de su entorno en simultaneidad con el objetivo de mejorar su situación competitiva. Se entiende como una forma responsable de conducir los negocios al tener en cuenta el impacto que la totalidad de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Para alcanzar este doble propósito (rentabilidad con responsabilidad) se ha hecho necesario concienciar y empoderar a todo el equipo de trabajo de que se trata, llevándolos a tener una misma visión, entusiasmo y responsabilidad creando toda una estructura dirigida a hacer crecer a la empresa en conjunto con el resto de la sociedad que impacta, haciendo hincapié fundamentalmente en la preservación y el respeto por el medio ambiente dado su incidencia en la calidad de vida de la humanidad en su conjunto.

El tema ha llevado incluso a crear una transformación importante respecto al talento humano. Cada vez  hay más  líderes que  prefieren trabajar para una empresa socialmente responsables, asi sus remuneraciones sean menos, que hacerlo para entidades y grupos económicos que regatean sus gastos y esfuerzos para mejorar el medio ambiente y su comunidad.

Al tiempo que se toma más en serio el tema, la Responsabilidad social Corporativa también atempera su propia esencia: de una contribución voluntaria de las empresas se ha convertido en una acción casi obligada por los requisitos del mercado. Mas países y usuarios dejan de consumir productos y servicios de empresas de dudosos procedimientos, lo que ha producido drásticos cambios en la forma en que se manejan los renglones productivos. Tal fue el caso en 1997 del denominado “Acuerdo Atlanta”, por el que la industria de los Balones de Futbol se comprometían a limpiar ese sector industrial, luego de sucesivas y documentadas denuncias de que los trabajadores que cosen balones de fútbol en Pakistán, India, China y Tailandia continuaban  siendo víctimas de violaciones alarmantes de sus derechos laborales, con “salarios extremadamente bajos, por la proliferación de personas trabajadoras temporales y por la falta de compromiso de la sociedad civil para mejorar las condiciones de los trabajadores que producen los balones».

A la par, diversas entidades privadas, algunas de ellas con respaldo y aval estatal, han creado diversos instrumentos estandarizados para sistematizar los esfuerzos de las empresas para manejarse con Responsabilidad Social. Tal es el caso de la  Organización Internacional de Normalización (llamada en ocasiones: Organización Internacional de Estandarización; conocida por el acrónimo ISO), de cuyo seno emanan diversas normas de aplicación mundial vinculadas a la RSC

De cualquier forma, la RSC seguirá siendo fundamentalmente una cuestión de conciencia, compromiso, razonamiento y reconocimiento  de la necesidad de lograr un equilibrio entre el legítimo propósito de obtener beneficios económicos al tiempo de impactar positivamente en el crecimiento colectivo y el respeto estricto al mundo que constituye el hogar de toda la humanidad.

Son Así RD

https://sonasird.com

Periódico digital Son Así RD desde Nagua, provincia María Trinidad Sánchez. Una ventana abierta al mundo de la información.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *